GV Comunicación

Antonio Chicote, reverendo, vecino, pero sobre todo amigo

Reverendo, vecino… pero sobre todo amigo.

Playa Altair

Así era Antonio Chicote, el párroco de algunos pueblos de la comarca de La Manchuela y alrededores.

Antonio Chicote, fallecía la noche del viernes 22 de febrero.

Nos ha costado varios días escribir estas líneas, más que nada porque Antonio ha sido un buen amigo para esta redacción. No solo nos ha ayudado con declaraciones a la hora de elaborar noticias y entrevistas, si no que ha estado en los momentos más difíciles de nuestras vidas, además de algunos otros momentos más felices.

Antonio Chicote, como párroco, nos ha visto sufrir con nuestro padres, abuelos, tíos… Pero también nos ha acompañado en las bodas de nuestros hermanos, tíos, y bautizos de nuevos miembros de la familia.

Al igual que nosotros, hay muchísimas personas que se sentían bendecidos al tener a Antonio como párroco de su localidad, y es que estos últimos días la frase más oída en los pueblos en los que se ocupaba de dar misa ha sido: “No tendremos un cura como Don Antonio”.

Con el respeto que nos impartían los párrocos cuando éramos nosotros pequeños, Antonio llegó a los corazones de los más pequeños de los pueblos hasta el punto que le pusieron el apodo de ‘Donan’.

No había paseo que diese por los pueblos en el que, por mucha prisa que él tuviese, no le parasen para saludarle o hablar con él. Y es que han sido 28 años los que Antonio ha estado junto a nosotros, viviendo en Buenache de Alarcón llegado desde Los Hinojosos.

Allá por donde pasaba dejaba huella, incluso en Argentina, donde estuvo tres años como misionero y donde hizo buenos amigos.

Él ha visto cómo los pueblos de la comarca reducían sus poblaciones y por eso le gustaba tener cerca a los más jóvenes de los pueblos y “abrir la ventana de casa a las 11 de la mañana cualquier día de clase y oír a los niños en el patio del colegio”, como él mismo decía.

Todos recordaremos a este párroco que tanto ha dado por los vecinos de los pueblos que visitaba día a día, y así lo demostraron el pasado domingo, 24 de febrero cuando la iglesia de Buenache de Alarcón se llenó más que nunca, obligando a muchas personas a quedarse fuera para despedir a Antonio Chicote.

Así, entre lágrimas y desconcierto por no querer creer que nos despedíamos de él, la comarca dijo Adiós a uno de los mejores párrocos que podía haber llegado a pasar a estos pueblos de La Manchuela.

Te recordaremos con cariño. No te olvidaremos.

La Manchuela al Día

1 comentario en “Antonio Chicote, reverendo, vecino, pero sobre todo amigo”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.