Diputación Deportes
Graja Verano

Alfredo Minuesa, innovador en el cultivo del azafrán

Azafranes Manchuela S.L. se constituyó hace 18 meses como una de las empresas innovadoras en el sector del cultivo del azafrán. Es una de las empresas ganadoras del concurso Lanzadera de la Diputación de Cuenca.

La parte innovadora de la empresa viene de la mano de Alfredo Minuesa que asegura, lleva ocho años indagando en cómo facilitar el cultivo y evitar las plagas e inclemencias meteorológicas, y lo ha conseguido.

El campillano Pedro Cesar Espada lucha por la calidad de las legumbres de la Manchuela

Pedro Cesar Espada, es un asesor campillano que por su carácter no puede estar quieto. Así, tras rondarle por la cabeza una idea de negocio tras un tiempo, decidió lanzarse y crearla. Ahora podemos conocerla por las marcas Legumbres Altobuey y Pasión Manchega.

La primera se dedicará a la comercialización de legumbres manchegas, incluyendo su producto estrella, la lenteja ecológica. Por su parte, la segunda marca, comercializará unas cremas artesanales llegadas desde San Clemente.

Este vecino de Campillo de Altobuey es uno de los ganadores de la segunda edición del Concurso Lanzadera.

Daniel Sevilla: “En ‘Las Calzadas’ todo queda en casa, que es donde se elaboran los mejores productos”

A sus 22 años Daniel Sevilla ya ha terminado sus estudios de Enología y se ha lanzado a crear una microbodega muy selecta y diferente a otras en su tierra natal, Pozoamargo.

Toda una vida dedicada al vino y la uva que culminará esté verano con la inauguración de Las Calzadas, una bodega que tendrá una producción de 15.000 botellas anuales, y cuya característica principal será la crianza en tinajas de barro antiguas, que aportará una característica diferenciadora a éstos vinos.

Este proyecto empresarial ha llevado a Daniel Sevilla a ser uno de los ganadores del II Concurso Lanzadera de la Diputación de Cuenca.

Ahora solo le queda rematar los últimos toques para poder abrir esta bodega tan especial en plena Manchuela Conquense, que llevarán entre Sevilla y su familia.

Omar Escobar, el trompetista casasimarreño que actuó en los Goya

La sangre de la Manchuela es muy productiva, eso ya lo sabemos, pero resulta que de esta tierra han salido, y siguen saliendo, personas increíbles con talentos excepcionales.

Este es el caso de Omar Escobar, un joven valenciano con raíces casasimarreñas que actuó junto a su trompeta con la Film Symphony Orchestra en la 31ª edición de los premios Goya el pasado 4 de febrero.

Este trompetista empezó a estudiar música a los 7 años en la Escuela de Música de Mislata (CIM), y asegura que fue su familia, quien introdujo la música en su vida, ya que su bisabuelo, abuelo y madre estaban muy arraigados a ella, siendo ésta última quien introdujo la música en su vida pues ella tocaba la flauta en la Banda de Casasimarro, ese pueblo de la Manchuela que tanto les gusta.

Terminados los estudios del CIM pasó al conservatorio de Valencia, donde estuvo seis años antes de entrar en el Conservatorio Superior de Valencia Joaquín Rodrigo durante otros cuatro años. Allí terminó la carrera de trompeta, pero no ha dejado aún de estudiar, ya que en 2016 estuvo en Zürich continuando su formación. Todo este proceso educativo deja bien claras sus propias palabras: “Mucha gente se piensa que estudiar música es fácil, pero… son más años de lo que la gente cree, mucha constancia y paciencia, y sobre todo tener vocación y devoción”.

Tras muchos años de estudio intenso de música, ahora vive de ella y así lo demostró en la gala de los premios del cine español.