Diputación Deportes
Incendios 2019
Graja Verano

Autoentrevista Filosófica, XVII

Estos trozos o fragmentos de entrevistas o autoentrevistas, no tienen la finalidad, de la vanidad del autoentrevistado, sino que es una forma o metodología, para que usted, si alguien las lee, se haga las preguntas y cada uno se responda. Y abajo, que existe hoy, un nuevo medio, puede cada lector o lectora, si lo desea, modificar alguna respuesta, dar un resultado diferente o diferenciado, matizar, o ampliar… La finalidad, no es el saber del entrevistado, sino que es un espejo para que usted amplíe soluciones.

                        P. Uno de los problemas morales o éticos existentes, además de la aclaración que ética o moral es la más correcta, es si la persona con una moralidad más correcta, a nivel teórico, ético, a nivel práctico, moral, es más feliz que otra con una ética y moral más incorrecta. O alcanza más metas en la vida o alcanza menos.

                        R. A lo largo de los siglos, creo de las civilizaciones se ha planteado este problema de mil modos y maneras, en la cultura occidental, se puede centrar en el problema de Job. Platón ya hablaba si un ser humano más justo puede ser tomado como más injusto, que uno injusto es tomado como justo, y el primero, al final, pierde diríamos y fracasa en la vida, y el segundo triunfa, incluso es más estimado por su comunidad.

                        P. ¿Pero cual es la respuesta…?

                        R. Creo y creemos, una gran parte de la humanidad, que el bien, siempre es mejor que el no-bien, el bien y la bondad mejor que la maldad. Siempre que todo ser humano, más bondadoso pueda y deba defenderse del mal, porque por eso es más bondadoso. Al final, la persona bondadosa o que intenta practicar el bien, aunque no sea perfecta, evita muchos males a si mismo, evita muchos males a otros, que los otros jamás serán conscientes de los males que evita y que se evita.

                        P. ¿Entonces…?

                        R. Creo que la persona con mejor ética y moral, puede que no triunfe en todos los campos de la realidad, pero se produce a si mismo menos males, produce a los demás menos males, se produce a si mismo más bienes, produce a los demás más bienes. Aunque, incluso, la persona más ética o más moral, a si misma, no se entienda y no se comprenda, y muchas veces, crea que ha fracasado. No es consciente que ha evitado muchos males, a si mismo y a los demás… Un religioso en su convento en la segunda guerra mundial, cuándo Europa ardía por todos los lados, puede parecer, que no ha hecho nada, que no ha hecho ningún bien, pero ese religioso encerrado en su monasterio o convento, dando buenos consejos, siendo buena persona hizo más bien, que algunos líderes del momento, que lanzaron al mundo a la guerra, que pudieron, haber hecho también bien en algunos aspectos sociales, pero el mal, que después hicieron es mucho mayor que el bien que pudiesen hacer…

                        P. ¿Y qué…?

                        R. Nos enfrentamos a otro dilema o problema, ¿qué podemos plantearlo del siguiente modo, qué es mejor la persona que hace ocho bienes, pero después hace diez males, o la persona que hace solo cinco bienes, pero después solo un mal…? Reflexionen…

                        P. ¿Tiene sentido lo que se está denominando la “asesoría filosófica o el coaching filosófico” o la llamada filosofía práctica?

                        R. Se espera que todo pensador sepa responder a todas las preguntas. Pero en mi caso, no sé todas las respuestas, por eso continúo en este hontanar de cuestiones. Pero el problema de fondo me parece que el ser humano se siente perdido en el mundo, en unas épocas más que en otras, y por tanto, busca en todas sus respuestas, y también en la filosofía. El grave problema es que existen demasiadas personas, demasiados grupos, demasiadas ideologías que no tienen buenos fines, sino que tienen intereses no claros. Y con la filosofía, a veces, se puede llevar a determinadas personas a puntos sin salidas, a grupos diríamos sectarios.

                        P. ¿Por tanto…?

                        R. Durante toda la historia del pensamiento y de la filosofía se ha buscado en la filosofía aclaraciones sobre uno mismo, sobre la sociedad, sobre la historia, sobre todos los temas posibles. Ahora diríamos existen dos tipos de saberes que utilizan la racionalidad y la razón en exclusiva, uno son el método científico o ciencias o tecnociencias, y otro, la filosofía.

                        P. ¿El ser humano cree demasiadas cosas y demuestra demasiado pocas…?

                        R. No sé diagnosticar esta situación, pero si podemos pensar que quizás creemos más cosas de las que pensamos, no solo creencias religiosas, como muchos creen, sino creencias políticas, sociales, económicas, culturales, etc. Que en el fondo son ideas, que no son demostradas por la razón filosófica o por el método científico. Por lo cual, no digo que no se tengan que tener esas ideas, sino que se sepa que son creencias, y muchas veces, solo opiniones…

                        P. ¿Puede orientar la filosofía al ser humano?

                        R. Eso es lo que siempre ha intentado, pero siempre que se realice con modestia y prudencia, y siempre sabiendo que no todas las soluciones se han encontrado, y siempre que no dirijan a las personas hacia fines sectarios, porque con la filosofía, mal utilizada, se puede hacer mucho daño a las personas y colectivos. La finalidad de la filosofía es pensar y repensar, observar y reobservar, y esto también realizado con prudencia y racionalidad…

            http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (26 mayo-12 septiembre 2018 cr).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.