GV Comunicación

Guisos ‘El Lobo’, la tradición de comer bien

Desde el 1 de abril de 2017 Villanueva de la Jara no tiene escusas para seguir comiendo esa comida tradicional que tanto se hecha de menos y que muchas veces no hay tiempo de hacer en casa

Guisos ‘El Lobo’ reúne la innovación del servicio de comida preparada que tan de moda está en las ciudades, con las recetas tradicionales y sin aditivos de toda la vida, para ofrecer a sus clientes platos tan manchegos como el ajoarriero, el morteruelo, unas albóndigas, e incluso unos gazpachos manchegos

Han ganado el cuarto premio del III Concurso Lanzadera y están dispuestos a servir sus productos a otras zonas cuando llegue el momento de expandir su negocio

Janet Cortijo, junto a su marido, Jesús Sanz, es la emprendedora que se ha lanzado a alimentar a la comarca con ‘Guisos El Lobo’

La Manchuela al Día: ¿Cómo nace y qué es ‘Guisos el Lobo’?

Janet Cortijo:‘Guisos El Lobo’ nace porque nosotros siempre hemos estado habituados a hacer comidas tradicionales, y nos propusimos servir comidas sin aditivos, sin conservantes, para que la gente siga las tradiciones y que no se pierdan.

Básicamente ofrecemos comidas tradicionales para llevar.

Hay que decir que tenemos un asesor culinario, nuestro cuñado Anibal, a cuya familia le llaman Los Lobos. El nombre del negocio ‘Guisos el Lobo’viene de ahí en agradecimiento al gran apoyo que nos ha prestado.

También tenemos que agradecer a nuestro amigo Jaime Villanueva el diseño del logotipo.

L.M.D.: Y tienen la tienda en Villanueva de la Jara…

J.C.:Tenemos un local en el cual se despacha la comida, pero con nuestro registro sanitario podemos vender fuera también, aunque estamos limitados por el sistema de envasado puesto que, al no utilizar conservantes, nuestros plazos de caducidad son cortos.

Trabajamos en los envasados en fresco y en congelado. En el caso de los congelados, se hace según los requisitos de sanidad, es decir, nada más cocinar, con el abatidor congelamos directamente, por lo que es una congelación de alta calidad.

Y lo que queremos hacer para poder salir a vender fuera del local es envasar nuestros productos en vidrio.

L.M.D.: ¿Y cómo tienen pensado distribuir el producto cuando empiecen a venderlo fuera?

J.C.:Pues aún no lo sabemos muy bien, hay empresas que se dedican a la distribución en la hostelería, y esa sería una de las opciones.

L.M.D.: Entonces no tienen un horario al público como tal…

J.C.: De momento estamos cocinando los fines de semana, pero la idea es hacerlo cada día, porque queremos servir nuestros productos fuera, dar un servicio a los bares, restaurantes, tiendas… de la zona.

Hay que decir que, aunque el trabajo que estamos haciendo ahora mismo es local, en Villanueva de la Jara, suele venir gente de otros pueblos a comprarnos comida. Pero este trabajo inicial que estamos haciendo nos está sirviendo de mucho para conocer los gustos de la gente.

Y por ahora estamos muy agradecidos a todos los que nos están apoyando y nos dan sus opiniones sobre la comida.

El mayor volumen de ventas lo tenemos los fines de semana, pero a diario también servimos.

Tenemos un local donde cocinamos y recibimos  a los clientes para entregarles sus pedidos.

L.M.D.: ¿También reciben encargos?

J.C.: Así es, la comida tradicional es mucho más elaborada y tienes que saber más o menos qué cantidad tienes que cocinar para vender.

L.M.D.: Hay que decir que hoy día en las ciudades sí que se lleva el pedir comida preparada, pero lanzarse con este tipo de negocio en la comarca es muy arriesgado…

J.C.:La verdad es que en un pueblo no hay costumbre de pedir comida preparada como en una capital, pero poquito a poquito hemos creado un pequeño hábito en la gente que dice… “El domingo vamos y pedir algo para comer y no tenemos que cocinar…”.

Además, en ocasiones vienen a por una tapa de morteruelo para tomarse el aperitivo del domingo, o cosas así. No siempre vienen a por una comida completa.

No hace mucho, hubo una mujer mayor y nos dijo que si teníamos ajo arriero y nos comentó, que llevaba varios días pensando en hacerlo ella, pero que con su edad y estando sola le parecía un plato demasiado laborioso para hacerlo ella sola. Esta mujer vio la manera de seguir comiendo una comida que ella hacía pero que ya no hace.

L.M.D.: ¿Cómo deciden presentarse al Concurso Lanzadera?

J.C.: La verdad es que el tema del Lanzadera lo conocíamos por las referencias de las gentes que han participado otros años, y nos aconsejaron que nos presentáramos.

Entones nos pusimos en contacto con la Diputación de Cuenca y nos asesoraron muy bien. Nos dijeron que era una muy buena idea, y que presentáramos el proyecto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.