Primavera

Juliana Toledo, médico e investigadora de la historia de Motilla del Palancar

Globalcaja Consumo Noticias

Juliana Toledo. 56 años. Nacida en Motilla del Palancar y licenciada en Medicina, lleva ejerciendo como médico casi 30 años. Ha trabajado en Boniches, Mota del Cuervo, en Toledo…

Ahora es médico en Motilla del Palancar, Olmedilla de Alarcón y Barchín del Hoyo.

Desde hace ya un tiempo se ha dedicado a investigar sobre el Protocolo notarial de Motilla del Palancar, y hace muy pocos días que tiene en sus manos su primera publicación: Protocolo Notarial de Motilla del Palancar 1538-1891.

La Manchuela al Día: ¿Cuando empieza a investigar sobre estas cosas?

Juliana Toledo:Llevo ya muchos años, llevo desde que tenía 16 o 17 años haciendo árboles genealógicos e investigando sobre cosas de Motilla. Mi hermana Margarita y yo hemos hecho árboles genealógicos, hemos hecho también otra investigación sobre los archivos de la iglesia de Motilla, y después por casualidad descubrí que estaba esto del Protocolo Notarial en el archivo histórico y empecé a ver lo que era, anotando lo que me parecía más importante, y llevaré unos tres o cuatro años elaborándolo.

Es que son cosas muy curiosas, sobre todo lo de los testamentos… Está todo guardado.

L.M.D.: Hace esta investigación sobre Motilla porque usted es de Motilla, ¿ha  encontrado algo sobre su familia en todos esos documentos?

J.T.:Si, por ejemplo que tengo dos antepasados médicos. Uno de 1630 y otro de 1725, en Motilla. Casualidades de la vida. No sabíamos nada hasta que lo vi en los documentos.

L.M.D.: ¿Alguna otra investigación en mente?

J.T.:Por ahora no. Hace poco también hemos visto la relación que tenía el Cardenal Cisneros con Motilla del Palancar, porque había un cura que siempre decía que en la casa Portillo había un cuadro del Cardenal Cisneros, y queríamos saber qué relación podría tener. En este caso fue mi hermana que vió por internet la genealogía del Cardenal y al parecer los hijos de un primo suyo se casaron en Motilla, y así se fue hilando. Y encima también sale en mi árbol genealógico.

Al final Motilla es un pueblo pequeño.

L.M.D.: ¿No ha investigado nada sobre medicina?

J.T.:No, la verdad es que solo investigo sobre historia. Algún apunte suelto en el libro sobre alguna enfermedad de alguna persona… pero nada en concreto.

L.M.D.: Entonces son cuatro años de investigación… ¿Ha sido dura la recopilación?

J.T.:Pues había días, que tras una guardia me tiraba casi todo el día con ello, y algunos de esos días sacaba muchas cosas, pero otras veces no sacaba nada interesante. Además en vacaciones, si nos quedábamos en Cuenca pues me iba al archivo.

Cuando bajaba con la información me ponía a pasarla al ordenador… Pero claro las fechas también había que ordenarlas… Eso lleva su tiempo.

L.M.D.: Al finalizar el libro se puede encontrar como una relación de los apellidos y sus procedencias…

J.T.:He puesto el pueblo del que viene el apellido. No he puesto apellidos como López o García, que al final salían de todas las zonas, pero sí algunos como Algarra que viene de La Parrilla, o Molina que viene de Iniesta. Así la gente que tenga ese apellido sabe también de donde le viene. He puesto sobre todo los que no son tan comunes.

L.M.D.: ¿Tiene pensado dedicarse a la escritura cuando deje de ejercer?

J.T.: No, me gusta la historia. Investigar. Ahora estoy haciendo el árbol genealógico de mi marido, investigando sobre su familia… esas cosas. Eso es lo que me gusta.

L.M.D.: ¿Algún caso en concreto que te haya sorprendido al realizar este libro?

J.T.:Lo de la familia Portillo sobre todo, que hay muchísimos testamentos y te detallan todo al milímetro. Las tierras, las casas, donde se deben enterrar…

Hemos descubierto también quienes están enterrados en las capillas de la iglesia de Motilla.

L.M.D.: ¿De donde le viene esa afición?

J.T.:Pues la verdad es que no lo sé. Mi hermana hizo de niña una excursión a Gandía y vino contando que había estado en el castillo de los Borgia y que “tenían una cosa puesta en la que aparecían los nombres de ellos, arriba de ellos los de sus padres…”, vamos un árbol genealógico. Y pensamos que estaría bien hacer algo de eso. Y como siempre hemos tenido interés por la historia familiar, nos pusimos a ello. Y ahí lo tenemos, con familiares de hasta  el año 1500 y pico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.