La exposición ‘Refugiados, un viaje hacia la esperanza’ llega a Minglanilla

Cáritas lleva a Minglanilla la exposición itinerante “Refugiados, un viaje hacia la esperanza”. La inauguración tendrá lugar el martes, 4 de febrero, a las 19:30 horas en la Parroquia Ntra. Sra. de la Piedad de Minglanilla.

La muestra, organizada por Cáritas Diocesana y Cáritas Parroquial de Minglanilla estará abierta al público hasta el 9 de febrero, en horario de 9h a 13h y viernes de 18:30h a 19:30h. La muestra invita a realizar una reflexión sobre la situación de movilidad forzosa que viven millones de personas en esta zona de África donde se ven vulnerados los Derechos Humanos.

Además, el jueves, 6 de febrero, a las 19h, en la Casa Museo del Administrador de la Mina de Sal, gracias a la colaboración del Ayuntamiento, tendrá lugar una Mesa Redonda de testimonios en primera persona sobre la situación que atraviesan personas acogidas por Cáritas y que se encuentran en proceso de asilo o refugio.

Cáritas y la Ayuda Humanitaria a refugiados y desplazados internos

Este trabajo de sensibilización complementa el proyecto de Ayuda Humanitaria que Cáritas Diocesana de Cuenca desarrolla en la República del Congo. Con una duración de doce meses y cofinanciado por la Excma. Diputación de Cuenca, en la convocatoria de Ayuda Humanitaria, tiene como objetivo aliviar las condiciones de vida de los menores desplazados y retornados por el último conflicto en el Departamento del Pool, en la República del Congo, con el acceso a los Derechos Fundamentales a la Alimentación y la Educación.

En el proyecto se contempla la asistencia básica con la distribución de alimentos con el fin de garantizar una comida diaria a los menores para reforzar su proceso de recuperación. Se está ejecutando en cinco centros escolares de las localidades de Kinkala y Madzia, en distrito de Kinkala; y Massembo Loubaki y Missafou, en el distrito de Mindouli. Por otro lado, se están creando espacios acogedores en el entorno educativo con la puesta en marcha de aulas educativas de integración que permiten el acceso de los beneficiarios a la educación formal. Durante siete meses, los menores desplazados y retornados víctimas del conflicto de esas localidades se matriculan y asisten a clases presenciales de refuerzo y capacitación para adquirir los conocimientos acordes a su nivel.

Cáritas Diocesana de Cuenca lleva a cabo su principal labor de cooperación fraterna desde hace quince años. Según ACNUR, en 2018, 70’8 millones de personas se han visto forzadas a huir de sus casas en todo el mundo, el doble que hace veinte años. De ellas, 25’9 millones cruzaron las fronteras y se convirtieron en refugiados, de las que el 80% viven en países vecinos y la mitad son menores de edad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.