GV Comunicación

Proverbios XV de Juan de Portoplano

En el profundo sentir-pensar de Juan de Portoplano caminaba por las calles y los caminos del lugar, diciendo o expresando que a sí se lo había mandado el médico, pero en el fondo era su paseo para pensar-repensar, no solo lo exterior, sino lo interior. O mejor dicho, no pensaba para pensar como pensaba, sino pensaba para repensar lo que pensaba, es decir, ponerse en crisis o en análisis sus pensamientos más profundos, los esenciales, y los menos esenciales. Pocas personas son capaces, de soportar la tensión de poner en crisis, sus propias creencias, más profundas, sus propios fundamentos de pensamiento más esenciales.

                        Quién lo hace, realiza una labor enorme de búsqueda e investigación, en una vida, ha podido pasar por tres sistemas ideológicos y filosóficos, con algunos elementos esenciales fundamentales que han permanecido. Quizás ésta sea la labor del pensador-filósofo, por eso quizás muchas personas están en cátedras de filosofía, pero pocos son filósofos de verdad, igual que no todos sirven para la psicología, psiquiatría, presbiterado, porque exige un esfuerzo enorme de autotensión y autointrospección.

                        – ¿Podríamos preguntarnos, seria y profundamente, sin intención de ofender a nadie, si hoy somos capaces de realizar análisis serios, en general y abstractos, de multitud de aspectos de la realidad humana, especialmente, los terrenos de la sexualidad, igual que por el contrario es muy fácil análisis sociopolíticos en algunos temas, hoy parece que resulta difícil analizar-indicar-matizar-expresar-conceptualizar ciertas cuestiones sociales, o diríamos antropológicas sociales?

                        ¿Podríamos indicar que existe una censura social muy grande y muy grave, por lo cual, ni siquiera con respeto y consideración e incluso afectividad somos capaces de abordar una serie de problemas, a nivel teórico, por diversas razones…?

                        ¿Pónganles ustedes conceptos, casuística se denominó durante siglos…?

                        – ¿Qué es estar en su punto, cuándo una persona o una realidad humana está en su punto, es decir, en su equilibrio, armonía, realidad, verdad…?

                        – ¿Qué hacer cuándo parece, o te parece, que un individuo o un colectivo o la sociedad en un momento determinado, que puede durar días o meses o años ha perdido su equilibrio interior, su centro, o parece que ha caído en una especie de locura o semilocura, o si se quiere de irracionalidad enorme…?

                        – Muchos quieren ser genios, considerados como genios, y se olvidan que el genio es porque ha realizado una obra legal y moral encomiable en algún terreno de la existencia, si quieres ser genio en la cultura, intenta comprender y entender algo de la realidad que todavía no hayamos descubierto. Primero la realidad, y después, puede que te den lo otro, la genialidad por añadidura, o puede que no…

                        – ¿Necesitamos nuevos conceptos e ideas para entender nuevos aspectos de la realidad, o antiguos aspectos de la realidad…? ¡Esta es la pregunta de siempre…! ¿O si quiere formularla de este modo, cuánto crees que conocemos de la realidad, interior y exterior, que sea verdad en sí y bueno moralmente y se exprese con belleza, sen sentido amplio, porque una fórmula matemática puede ser bella…?

                        – ¿Los físico matemáticos buscan una ecuación no más grande de un dedo, que explique el todo del universo, me pregunto si en los terrenos de las ciencias sociales también deberíamos proponernos ese fin o meta, aunque no lo alcancemos….? ¿Y también en la filosofía, humanidades, etc.?

                        ¿Quizás proponernos explicar las ciencias sociales por una fórmula, no se consiga ni hoy, ni el siglo que viene, pero empezaría a unirse y sintetizarse muchos conocimientos que están dispersos en cada ciencia social, entre todas las ciencias sociales…?

                        – Hoy las grandes virtudes del pasado, son más difíciles de realizar, primero, porque teóricamente, muchas personas y muchas de ellas no las admiten, por tanto, no se interpretan de forma correcta los actos humanos, segundo que si alguien intenta seguirlas y las hace en cierto modo, no se valoran, esos actos y esas virtudes, incluso pueden pensarse que es un ser humano sin personalidad, sin carácter, que no entiende el mundo, que no es competitivo, que está fuera de juego, que no entiende la realidad, que no tiene ambiciones, que…

                        – Dudo de si una persona no se estima de forma correcta a si misma, no se ama de forma correcta a si misma, pueda estimar de forma correcta a los demás, sean estos cercanos o lejanos.

                        – No necesito tener una gran presencia cultural, ser un gran artista literario o plástico, lo que necesito es encontrar nuevas verdades o nuevos argumentos a verdades antiguas, y después materializarlos en un sistema de lenguaje, y si es posible que no se pierda o se destruya, para que así, sirva a las generaciones actuales y futuras, y también, necesito que el segador merece su salario.

                        – La historia muestra y demuestra que muchas veces, los que predican la libertad, atan a los humanos con la no-libertad.

                        El de Portoplano cansado y agobiado de tanto observar, de tanto analizar y de tanto pensar, de tanto y tantos años haciendo esta función, y ésta no ser valorada por nadie o casi nadie, cansado y agobiado se marchó hacia su cubil-casa-vivienda-hogar, y así aparentar descansar el cuerpo y la mente y el alma.                  

            http://twitter.com/jmmcaminero        © jmm caminero (30 octubre 2018-24 febrero 2019 cr).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.