Primavera

Villanueva de la Jara celebra la llegada de Santa Teresa de Jesús

Globalcaja Consumo Noticias

Santa Teresa llegó a la Jara un 21 de febrero, aunque la representación se lleva a cabo en la víspera de la festividad de la Santa Andariega

En la tarde del martes 14 de octubre, los vecinos de Villanueva de la Jara se echaron a la calle para ver la recreación de la llegada de Santa Teresa de Jesús a esta villa.

La realidad es que su llegada sucedió un 21 de febrero de 1580, pero esta representación se lleva a cabo en la víspera de la festividad de la Santa Andariega.

Teresa de Jesús vino a fundar convento, por insistencia del Concejo y del párroco de la época, el Doctor Agustín de Ervías, quienes querían satisfacer el deseo de nueve mujeres que vivían en la ermita de Santa Ana y buscaban adoptar la regla del Carmen.

Como nos cuenta la propia Santa Teresa de Jesús, en su “Libro de las Fundaciones”, capítulo 28, así se desarrolló su llegada hace cuatrocientos treinta y cuatro años:

“Llegamos el domingo primero de la cuaresma, que era víspera de la Cátedra de San Pedro, día de San Barbaciani, año de 1580, a Villanueva de la Jara. Este mismo día se puso el Santísimo Sacramento en la iglesia de la gloriosa Santa Ana, a la hora de misa mayor. Saliéronnos a recibir todo el ayuntamiento y otros algunos con el doctor Ervías, y fuímonos a apear a la iglesia del pueblo, que estaba bien lejos de la de Santa Ana. Era tanta la alegría de todo el pueblo, que me hizo harta consolación ver con el contento que recibían la Orden de la sacratísima Virgen Señora nuestra. Desde lejos oíamos el repicar de las campanas. Entradas en la iglesia, comenzaron el Te Deum, un verso la capilla de canto de órgano, y otro el órgano. Acabado, tenían puesto el Santísimo Sacramento en unas andas y a nuestra Señora en otras, con cruces y pendones. Iba la procesión con harta autoridad. Nosotras, con nuestras capas blancas y velos delante del rostro, íbamos en mitad, cabe el Santísimo Sacramento, y junto a nosotras nuestros frailes Descalzos, que fueron hartos del monasterio, y los franciscos (que hay monasterio en el lugar, de San Francisco) iban allí, y un fraile dominico, que se halló en el lugar, que aunque era solo me dio contento ver allí aquel hábito. Como era lejos, había muchos altares…”.

Y así se representó. No solo por los jareños que participaron en la procesión, sino por todos aquellos que adornaron calles, altares y que con su presencia siguen manteniendo viva la figura de Santa Teresa de Jesús en Villanueva de la Jara.

La procesión termina en el convento que la Santa fundara. Y una vez finalizada comienza una de las tradiciones de la villa, seguramente la más antigua, encender una gran hoguera a la puerta de la iglesia del convento, con la imagen de Santa Teresa presente.

Una vez que la imagen de la Santa se vuelve al interior de la iglesia, parte una comitiva con velas hacia el monumento dedicado a Santa Teresa de Jesús que se encuentra a los pies de la Basílica de Nuestra Señora de la Asunción.

A partir de ese momento ya se pueden encender las hogueras que los vecinos preparan en todas las calles del municipio, momentos de unión entre familias, amigos y vecinos que alrededor de la lumbre asan diferentes alimentos y que sirve para pasar un buen rato en armonía.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.