Piensa con los pulmones
Primavera Michelin

La Unidad de Suelo Pélvico de Cuenca es dotada de un dispositivo que permite detectar las contracciones musculares

  • Las ventajas del nuevo aparato radican en que son los propios pacientes los que visualizan en una pantalla, a tiempo real, cómo están realizando su tratamiento de rehabilitación, se sienten más motivados y logran un mayor control sobre sus movimientos para aplicarlo a su vida diaria, con lo cual se prolonga la terapia

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha dotado a la Unidad Rehabilitación y Fisioterapia de Suelo Pélvico de la Gerencia del Área Integrada de Cuenca de un dispositivo denominado “biofeedback” que permite detectar y registrar a través de un software específico, mediante unos electrodos, las contracciones musculares endocavitarias, tanto vaginales como rectales.

Esta nueva técnica de reeducación pélvica facilita que tanto el paciente como los terapeutas puedan comprobar en el momento cómo se está realizando la rehabilitación del suelo pélvico y adaptar el entrenamiento hasta recuperar la fuerza y el tono muscular deseados.

La Unidad de Suelo Pélvico está integrada en la Unidad de Medicina Física, Rehabilitación y Fisioterapia que presta servicio desde el pasado mes de junio en el Centro de Salud “Cuenca IV” de la capital y atiende a toda el área de Salud de Cuenca.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos, ligamentos y tejidos que cierran la cavidad abdominal por su parte inferior, a la vez que sujetan y mantienen en su posición normal la vejiga, el útero y el recto. Cuando se debilita el suelo pélvico puede desarrollarse incontinencia urinaria (de urgencia, de esfuerzo o mixta), incontinencia fecal o de gases, prolapso uterino, dolor pélvico crónico o disfunciones sexuales, entre otras, y se precisan técnicas manuales o instrumentales de reeducación del suelo pélvico para corregir esta patología que puede afectar tanto a mujeres como a hombres.

Hasta el momento en las sesiones de tratamiento, además de técnicas de autocuidado y de higiene postural, se venían programando ejercicios rehabilitadores, masajes y electroestimulación.

A partir de ahora se va a utilizar también el “biofeedback”, cuya ventaja principal radica en que es el propio paciente el que visualiza en una pantalla, a tiempo real, la intensidad de la contracción muscular, lo que le permite ser consciente de si el ejercicio terapéutico que se está realizando es el adecuado. Incluso, al ser un aparato inalámbrico, se puede hacer un entrenamiento funcional y el paciente puede reproducir actividades de su vida diaria en la consulta –como caminar, saltar, subir escaleras, etc.- y el fisioterapeuta puede comprobar si se está realizando correctamente el entrenamiento pautado, que se personaliza para cada paciente y cada patología y se consigue una mejor y más rápida recuperación de los músculos afectados, que es el objetivo.

Mejorar la calidad de vida

Una de las principales ventajas del “biofeedback” es que se sienten más motivados y logran un mejor control sobre sus movimientos que pueden aplicar a su vida diaria, con lo cual se la recuperación es más rápida y sus beneficios se prolongan en el tiempo.

Esta nueva técnica se está utilizando desde finales de año en la Unidad de Suelo Pélvico de Cuenca, que está atendida por las fisioterapeutas Ana María Heredia y Pilar Nogués. Los pacientes llegan a la Unidad derivados por la coordinadora, la doctora Myriam Gutiérrez Retortillo, del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca. Hasta el momento se han beneficiado más de una veintena de pacientes de la utilización de este nuevo dispositivo con el que el Gobierno de Castilla-La Mancha ha dotado a la Gerencia del Área Integrada de Cuenca.

Los pacientes han acogido con mucha satisfacción esta nueva técnica ya que pueden comprobar la evolución positiva en cuanto a la reeducación de sus músculos del suelo pélvico. En la actualidad se calcula que, aproximadamente, se ha logrado mejorar la calidad de vida del 80% de los más de 200 pacientes que han pasado por la Unidad en sus dos años y medio de funcionamiento, ya que antes prestaba servicio en el Centro de Salud “Cuenca I”.

Asimismo, han valorado el trabajo que se realiza, ya que no sólo se mejora la calidad de vida de los pacientes sino que también sienten un gran apoyo psicológico porque mejora su confianza y su autoestima ya que se trata de una patología que socialmente puede ser muy limitante para los pacientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.