Marisa Roldan: “Ayudar a las personas a volver a caminar no tiene precio”

Marisa Roldan es la fisioterapeuta de la Residencia Ntra. Sra. de Consolación de Iniesta, y además trabaja en ADADI (Asociación de Alzheimer de Iniesta) con el proyecto ‘SEPAP-MejoraT’ que inició en septiembre del pasado año 2016

Trabaja sobre todo con personas mayores para ayudarles a recuperar la movilidad, o no perderla, en el caso del trabajo que realiza en ADADI

Una profesional de las que da gusto ver trabajar y que durante las Jornadas de Alzheimer y otras demencias que organizó ADADI impartió una charla sobre la higiene postural

La Manchuela al Día: ¿En qué consiste su trabajo?

Marisa Roldan: Mi trabajo consiste principalmente en la recuperación funcional ante cualquier patología del cuerpo que produzca un déficit motor. Evidentemente la fisioterapia también se encarga de la prevención y del mantenimiento para evitar lesiones.

L.M.D.: Trabaja en la Residencia de Mayores de Iniesta, pero también Se hace cargo de algunas de las actividades de SEPAP… ¿Como ayuda a los dependientes?

M.R.: Sí, como bien señalas trabajo en la Residencia Ntra. Sra. de Consolación y en Adadi, con el proyecto ‘SEPAP-MejoraT’, el cual se puso en marcha en septiembre del año pasado.

Trabajar con personas mayores en ocasiones resulta duro, porque desgraciadamente las demencias nos impiden poder mantener a la persona activa.

En el caso de la Residencia, el trabajo es en una gran parte con un fin rehabilitador, es decir, acude gente para recuperarse y volver a su vida diaria. También hay gente que sigue un tratamiento de mantenimiento para evitar la aparición de la patología nuevamente.

Sin embrago, en el caso de Adadi el objetivo es más preventivo y de mantenimiento, ya que los usuarios tienen un GRADO I de dependencia y su estado físico es más que aceptable. El proyecto SEPAP- MejoraT está basado en la promoción de la autonomía personal.

L.M.D.: Debe ser un trabajo muy motivador…

M.R.:Sí, lo es…es un trabajo muy motivador y gratificante. No tiene precio ver la cara del paciente y de la familia cuando lo pongo a caminar por primera vez. Es un sentimiento muy especial…

L.M.D.: Ha impartido una de las charlas durante las jornadas de ADADI…

M.R.: Sí, hablé sobre la fisioterapia, en concreto de la movilidad y del ejercicio físico, por otro lado hablé sobre la higiene postural, que son aquellas posturas básicas que realizamos a diario, y por último también hablé de un caso clínico real: era un paciente neurológico que traté hace unos meses con una gravedad extrema y con un tiempo de recuperación muy corto. Nos habló de cómo vivió esta experiencia y por supuesto, qué tipo de ejercicio físico realizaba en la actualidad para mantenerse activo.

L.M.D.: ¿Qué es lo que más Le gusta de Su trabajo?

M.R.: Cumplir el deseo del paciente y familiares, que es la recuperación funcional.

En  la mayoría de los casos, suele ser que vuelvan a caminar, como te he dicho anteriormente, ese momento es muy gratificante.

L.M.D.: ¿Qué técnicas se utilizan?

M.R.:La fisioterapia tiene una gran diversidad de técnicas. Se utiliza la electroterapia (uso de corrientes eléctricas con fin terapéutico), hidroterapia (uso del agua), masoterapia (masaje), cinesiterapia (basada en el movimiento), termoterapia (uso del calor), crioterapia (uso del frío)…

L.M.D.: ¿Cuál diría que es su mayor logro profesional?

M.R.: Pues fue hace unos 6 años… Por entonces trabajaba en una residencia de Tobarra (Albacete). Realizaba una sustitución por baja maternal y me llegó una paciente.

Recuerdo que presentaba una fractura de tobillo derecho derivada de una caída por un meningioma dorsal (tumor benigno) que presionaba la médula (había sido intervenida hacía un mes).

Venía parapléjica, pero lo más complicado fue que ésta paciente era ciega totalmente y tenía amputado el brazo derecho por un accidente en su juventud. Ponerla a caminar fue todo un reto, porque tuve que pasar a esta paciente directamente, de estar de pie a caminar con una muleta trípode, cuando lo normal es pasar por paralelas y andador.

En tres meses y medio, y tras un duro trabajo, pudo irse a casa caminando.

L.M.D.: ¿Alguna anécdota que se pueda contar?

M.R.:Sí, claro…desde pedidas de matrimonio con una diferencia de edad de  50 años, jajaja… Hasta decirme que mis manos no son manos, que son como varitas mágicas.

 

2 comentarios en “Marisa Roldan: “Ayudar a las personas a volver a caminar no tiene precio””

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.